Buy&Hold. Buenos negocios e indexados.

Llegado a este punto, y siguiendo la senda del inversor, la mayoría de inversores llegan a la conclusión de que procurar hacer timing del mercado es inútil. Es extremadamente difícil, si no imposible, predecir consistentemente los movimientos del mercado a corto plazo y descubren (descubrimos) que la forma más segura de invertir con rentabilidad es la regla de los tres pasos:

  • Buscar empresas con negocios solidos y de calidad.
  • Comprarlas a precios justos muy cercanos o inferiores al valor intrínseco.
  • No hacer nada.

Esta última por cierto, es la más difícil.

Características del Buy&Hold

El Buy&Hold implica una visión a largo plazo, entendiendo esto como decenas de años, y paciencia y sangre fría como para mantener las inversiones. Esta inversión presenta las siguientes características:

  1. Visión a largo plazo: Las inversiones se mantienen durante años o incluso décadas, sin preocuparse demasiado por las fluctuaciones diarias o mensuales del mercado.
  2. Minimización de costos: Al realizar menos transacciones (compra y venta), los inversores pueden ahorrar en comisiones y costos de transacción.
  3. Beneficios fiscales: En muchos países, mantener una inversión a largo plazo puede generar beneficios fiscales, como una menor tasa de impuesto sobre las ganancias de capital.
  4. Confiar en la tendencia histórica: A lo largo de la historia, muchas bolsas de valores han mostrado una tendencia al alza en el largo plazo. La estrategia de «buy & hold» se basa en esta observación, aunque el pasado no garantiza el rendimiento futuro.
  5. Reducir el impacto emocional: Al adoptar una estrategia de largo plazo, los inversores pueden sentirse menos afectados por las caídas temporales del mercado y evitar decisiones impulsivas basadas en el miedo o la codicia.

En función de cuanto tiempo lleve usted invirtiendo en bolsa, el punto 6 puede ser más o menos importante. Si es un inversor experimentado probablemente estará de acuerdo con mi opinión de que el factor más importante con diferencia sobre cualquier otro en el proceso inversor es la resistencia o resiliencia emocional. La Bolsa es un carrusel de emociones, del pánico a la euforia y de la euforia al pánico.

Habitualmente, tanto el pánico como la euforia nos hace gestionar mal nuestra cartera de inversión. El objetivo de la inversión del tipo «Buy&Hold» es asegurarnos de que las empresas en las que vamos a invertir merecen la pena y hacer un mínimo seguimiento de ellas sin hacer cambios al menor problema o noticia positiva.

Si usted posee acciones de una empresa con un buen negocio observará que en un mismo año entre el máximo y el mínimo de cotización puede haber un 30% o más de diferencia. Pero durante las caídas de un 30% del precio de las acciones esa empresa no ha dejado de vender un 30%, ni han echado al 30% de los empleados. Lo que cae (o sube) es el precio de la acción no la calidad o el valor de la empresa.

A veces sucede que hay un suceso que impacta en los mercados. Puede ser un accidente, una catástrofe natural o un conflicto bélico y todas las acciones bajan. Si usted tiene una empresa que fabrica pintura y cuyo mercado es principalmente estados unidos, Canadá, México y europa, ¿realmente cree que el hecho de que haya una escalada bélica en taiwan o en áfrica va a impactar al negocio?.

Lo que suele suceder en estos casos es que pasado el pánico la empresa vuelve a recuperar una cotización acorde a su calidad y a los beneficios por acción. de hecho, estas situaciones son las más indicadas para aplicar el punto 2 de las tres reglas: comprar a buen precio.

Aunque pueda parecer algo no demasiado importante, el simple hecho de mentalizarse como inversor Buy&Hold le ayudará a superar estos vaivenes del mercado que suceden cada cierto tiempo.

Buenos negocios

Ya hemos hablado de ello en partes anteriores de esta serie de artículos pero con la experiencia la mayoría de inversores terminan valorando más los buenos negocios y menos la búsqueda de pelotazos. Un buen negocio no es sinónimo de empresa grande, consolidada y de poco crecimiento aunque habitualmente si se cumple la inversa: una empresa no llega a ser grande y consolidada si no tiene detrás un buen modelo de negocio.

Peter Lynch del que hablamos refiriéndonos a su fondo, siempre busca lo que llama «baggers», es decir, empresas que multipliquen su valor por varias veces, y su recomendación es que estemos atentos a los negocios que creemos que son buenos cuandos los usamos como clientes.

Lógicamente, no es lo mismo invertir ahora mismo en Coca Cola que en la última franquicia de la que es usted usuario. Coca Cola es una empresa que todos conocen, con una increíble implantación mundial y un valor de marca que la hace prácticamente indestructible, pero no podemos esperar grandes sorpresas, ni positivas ni negativas, en su negocio ni en sus resultados, y a largo plazo en su cotización.

Tal vez una franquicia de bocadillos, o de café, o de cualquier servicio que usted conozca este comenzando y si la idea y el modelo de negocio es bueno es probable que en los próximos años crezca hasta multiplicarse por varias veces. Lógicamente a cambio habrá mucho más riesgo.

De lo que se trata es de encontrar buenos negocios y huir de las empresas de moda, que probablemente no obtengan beneficios y que, en muchas ocasiones, no saben ni explicar su propio modelo de negocio. Cuando una empresa dice en una presentación que su objetivo no es tener beneficios sino crecer, o mejorar el mundo, mejor que siga sin mi.

Y ojo, que una de cada cien de esas explota y sube a los cielos. Pero si quiero hacer ese tipo de apuestas mejor juego a la lotería. Hay dos clases de inversores. Los que han llegado a la conclusión de que lo importante son los buenos negocios, y los que llegaran.

Indexados

Warren Buffet tiene multitud de frases famosas. Y a veces no concuerdan. Una de sus recomendaciones más conocidas es la de invertir en un fondo indexado al S&P 500. Pero él no lo hace y otra de sus frases conocidas es: mira lo que hago, no lo que digo.

Un fondo indexado, también conocido como fondo índice o fondo index tracker, es un tipo de fondo de inversión que tiene como objetivo replicar el rendimiento de un índice de referencia específico. En lugar de intentar superar al mercado (como podría hacer un fondo gestionado activamente), un fondo indexado simplemente intenta emular el rendimiento del mercado o de un segmento particular del mercado.

Las grandes ventajas de los fondos indexados son que habitualmente tienen bajos costos, y que convierten la inversión en algo realmente pasivo y casi automatizado. Si alguien que no tiene ni tiempo ni ganas de aprender a invertir en bolsa y analizar empresas me pidiese una forma sencilla de invertir le recomendaría invertir en fondos o ETF’s indexados al índice MSCI World o al S&P 500.

Si se desea invertir a largo plazo, se puede detraer una parte de sus ingresos mensuales e invertirlos en este tipo de fondos y olvidarse de lo que es la bolsa. Supongo que pocos de esas personas estarán leyendo este blog.

Hay una utilidad adicional de los fondos indexados y es la de invertir en mercados y países en los que probablemente sea difícil hacerlo de forma dirfecta seleccionando empresas. Por ejemplo si deseamos invertir apostando por economías emergentes como la India, o Vietnam, o queremos invertir en todo el mundo, o en toda Australia, la forma más sencilla y cómoda son este tipo de fondos.

Curiosamente, y aunque podría parece que debería ser una forma de invertir para principiantes, en los casos que yo conozco, a este tipo de productos de inversión se llega cuando se tiene ya bastante experiencia.

Último paso opcional: Dividendos

En el siguiente capitulo final trataremos un paso al que no todo el mundo tiene porque llegar. Digamos que la senda del inversor suele llegar casi siempre al punto de encontrara buenos negocios y comenzar a invertir a largo plazo.

Si se cumplen esas condiciones, lo más probable es que un porcentaje significativo de las posiciones de cartera de un inversor distribuyan dividendos pero no porque se haya determinado que la distribución de dividendos debe ser una condición necesaria.

Un inversor puede considerarse un inversor experimentado y excelente sin necesidad de buscar los dividendos y, de hecho, muchos de ellos consideran negativo que una empresa distribuya dividendos por dos principales cuestiones: la penalización fiscal y el hecho de que una empresa que paga dividendos implica que su directiva no encue ntra una forma mejor de reinvertir ese flujo de efectivo para hacer crecer el negocio.

Sin embargo, hay otros inversores, entre los cuales me encuentro, que habiendo pasado por todos los estadíos anteriores llegan a la conclusión de que la estrategia de inversión en dividendos es la que más se adapta a sus circunstancias al menos para una parte de su cartera.

Siguiente: Los dividendos nunca mienten