¿Cuántas empresas debo tener en una cartera de inversión?

A la pregunta de cual es el número ideal de empresas debe tener una empresa de inversión la respuesta más correcta puede ser : depende o el número que quiera. No obstante, en este articulo intentaremos analizar algunas propuestas basadas en estudios de diversificación.

Antes de continuar se debe advertir que cuando nos referimos a empresas o posiciones normalmente hablamos de carteras de acciones individuales. Lógicamente, si hablamos de un fondo o ETF indexado al S*P 500 o a MSCI mundial el número de empresas en las que invertimos es muy alto y podemos decir que incluso aún en el caso de que sólo dispusiésemos de uno de esos ETF’s en nuestra cartera podríamos considerarlo convenientemente diversificado.

Puesto que en la estrategia de inversión con dividendos la cartera suele estar formada por acciones de empresas vamos a considerar, en tal caso, cual es el número ideal para una cartera. Es decir, cuántas empresas debo tener en una cartera de inversión.

Por qué diversificar

Hay algunos inversores, entre ellos Warren Buffet que siempre han dicho que si estamos seguro de nuestra apuesta no tenemos porque diversificar. Y como siempre hay una gran frase que ilustra su opinión:

«La diversificación es una protección contra la ignorancia. Si sabes analizar y valorar empresas, es una locura tener 50 acciones o 40 o 30, no hay tantos negocios extraordinarios que sean entendibles para una sola persona»

Como sucede a menudo con Buffet, él hace algo distinto a lo que nos explica. En la ultima actualización de su cartera de participadas y sin contar la cantidad de empresas que posee al 100% y no cotizan mantiene participaciones en 49 empresas. Es cierto que a diferencia de los grandes defensores de la diversificación, Buffet en su holding Berkshire Hathaway Inc. no tiene posiciones más o menos equivalentes y la suma de las posiciones en las cuatro empresas más importantes en su porfolio superan el 70%.

diversificación. no poner todos los huevos en la misma cesta

Hay numerosos estudios sobre el efecto de diversificar en una cartera de inversión y en este articulo nos referiremos a alguno pero básicamente diversificar nos permite minimizar el riesgo de nuestra apuesta a la vez de que obtenemos menos beneficios potenciales. Quien invirtiera el 100% de su porfolio en Amazon, o Apple o Tesla hace 10 años habrá obtenido un grandísimo rendimiento, pero quien lo haya hecho en General Electric habrá perdido la mitad de su inversión.

Un inversor particular dispone del capital que dispone y debe cumplir la regla que tambien nos da Warrent Buffet: Primera regla: no perder dinero. Segunda regla: aplicar la primera regla.

En el caso de una estrategia de dividendos además la diversificación tiene una función de hacer media entre las acciones de alto rendimiento y bajo crecimiento y las de alto crecimiento pero rentabilidades bajas.

Cómo diversificar

Diversificar una cartera de acciones es una estrategia clave para reducir el riesgo y maximizar el potencial de retorno. Enumeraremos algunas estrategias comunes para lograr una buena diversificación:

Diversificación por Número de Acciones: Tener entre 20 y 30 acciones de diferentes compañías puede reducir significativamente el riesgo no sistemático. Sin embargo, esto no elimina el riesgo de mercado. En epígrafes posteriores referiremos algunos estudios al respecto.

Diversificación por Sectores/Industrias: Invierte en empresas de diferentes sectores para reducir la exposición a los riesgos que afectan a una industria específica. La tecnología, la salud, la energía, las finanzas y los bienes de consumo son ejemplos de sectores variados.

Diversificación por Tamaño de Empresa (Capex): Mezcla acciones de grandes, medianas y pequeñas empresas. Las compañías grandes suelen ser más estables, mientras que las pequeñas y medianas pueden ofrecer un mayor potencial de crecimiento.

Diversificación Geográfica: Invierte en mercados de diferentes países o regiones para protegerte contra el riesgo país y aprovechar el crecimiento en diferentes economías.

Diversificación por Estilos de Inversión: Incluye en tu cartera acciones de crecimiento y acciones de valor. Las primeras son empresas con expectativas de rápido crecimiento, mientras que las segundas parecen estar subvaloradas en el mercado.

Diversificación Temporal: El «dollar-cost averaging» es una técnica que implica invertir un monto fijo de dinero en intervalos regulares, independientemente del precio de las acciones, lo que reduce el riesgo de invertir una suma global en un mal momento.

Diversificación por Dividendos: Incluye acciones que pagan dividendos y aquellas que no. Las acciones que pagan dividendos pueden proporcionar un flujo de ingresos constante y suelen ser menos volátiles.

Utilizar Fondos de Inversión y ETFs: Los fondos mutuos y los ETFs ya están diversificados y pueden ofrecer exposición a una amplia variedad de acciones en diferentes sectores y tamaños de empresas con una sola transacción.

Diversificación a través de Activos No Correlacionados: Además de las acciones, considera incluir otros tipos de activos, como bonos, bienes raíces y commodities, que pueden comportarse de manera diferente en diversas condiciones del mercado.

Diversificación entre DGI y vacas lecheras

Un tipo de diversificación añadida a la anterior en una estrategia de inversión en dividendos depende de la naturaleza de las empresas con respecto a su distribución de dividendos.

Para alcanzar una rentabilidad objetivo los inversores deben combinar empresas que obtienen poca rentabilidad actual pero cuyos dividendos tienen un largo historial de crecimiento con otras que tienen mayor rentabilidad actual aunque probablemente no tengan tanto crecimiento en el futuro. Es decir entre empresas de dividendo creciente y empresas de alto rendimiento o vacas lecheras.

Diversificación y reducción de la dispersión: un análisis empírico. «Diversification and the reduction of dispersion«

El estudio «Diversification and the Reduction of Dispersion: An Empirical Analysis» realizado por John L. Evans y Stephen H. Archer en 1968 es un trabajo fundamental en el campo de la gestión de carteras y la inversión en bolsa. El estudio analizó el efecto de la diversificación sobre el riesgo de una cartera de acciones.

Principales hallazgos del estudio:

  • Reducción del Riesgo No Sistemático: El estudio mostró que al aumentar el número de acciones en una cartera, el riesgo no sistemático (también conocido como riesgo idiosincrático o específico de la empresa) se reducía significativamente. Este riesgo se refiere a los factores que pueden afectar a una empresa en particular o a una industria específica, en contraste con el riesgo sistemático, que afecta a todo el mercado.
  • Número de Acciones para Diversificación Efectiva: Evans y Archer encontraron que una cartera relativamente pequeña de entre 10 y 20 acciones podía capturar la mayoría de los beneficios de la diversificación. Más allá de este rango, los beneficios adicionales de agregar más acciones a la cartera disminuían.
  • Dispersion de Rendimientos: También exploraron la relación entre el número de acciones en una cartera y la dispersión de los rendimientos. Observaron que la diversificación tiene un efecto de estabilización sobre los rendimientos de la cartera al reducir la variabilidad (dispersión).
  • Optimización de Carteras: El estudio implicaba que los inversores podrían lograr una «frontera eficiente» en términos de la diversificación de riesgos sin necesidad de tener carteras extremadamente grandes. Esto sugiere que los inversores no necesitan poseer una cantidad exorbitante de acciones para obtener los beneficios de la diversificación.

El estudio de Evans y Archer sentó las bases para entender cómo la diversificación afecta al riesgo de la cartera y cómo se puede lograr una cartera bien diversificada sin tener que invertir en un gran número de acciones. Aunque los mercados han evolucionado desde 1968 y los productos financieros modernos ofrecen nuevas formas de diversificación, los principios subyacentes identificados por Evans y Archer siguen siendo fundamentales para la teoría de la inversión y la práctica de la gestión de carteras.

¿Cuántas acciones forman una cartera diversificada?. «How Many Stocks Make a Diversified Portfolio

El estudio «How Many Stocks Make a Diversified Portfolio?» de Meir Statman, publicado en 1987, es otro trabajo clave en el campo de la diversificación de carteras. El estudio de Statman examina y actualiza los hallazgos de Evans y Archer sobre el número de valores necesarios para una diversificación adecuada.

Principales puntos del estudio de Statman:

  • Profundización en la Diversificación: Statman profundiza en la pregunta de cuántas acciones son necesarias para lograr una diversificación suficiente en una cartera de inversión. Su análisis va más allá de la simple reducción de la variabilidad de los rendimientos y considera la relación entre riesgo y rendimiento.
  • Número de Acciones: El estudio sugiere que una cartera de alrededor de 30 a 40 títulos está suficientemente diversificada para reducir significativamente el riesgo no sistemático. Este número es superior al sugerido por Evans y Archer y refleja un enfoque más cauteloso hacia la diversificación.
  • Riesgo No Sistemático y Margen de Reducción: Statman muestra que, si bien agregar acciones más allá de cierto punto tiene un beneficio marginal decreciente, aún hay un margen significativo para la reducción del riesgo no sistemático al aumentar la cartera de 30 a 1000 acciones.
  • Importancia del Riesgo Sistemático: También reafirma la importancia del riesgo sistemático (riesgo de mercado), que no puede eliminarse mediante la diversificación y que afecta a todas las acciones.

El estudio de Meir Statman es ampliamente reconocido por proporcionar una perspectiva más contemporánea sobre la diversificación y por ampliar la comprensión del número óptimo de acciones necesarias para reducir el riesgo no sistemático en una cartera de inversión. Además, subraya la importancia de considerar tanto los costos de transacción como la habilidad del inversor para seleccionar acciones al construir una cartera diversificada.

Conclusión

Casi todos los estudios sobre diversificación llegan a unas conclusiones similares

  1. Reducción Rápida al Principio:
    • Al agregar acciones a una cartera, la desviación estándar se reduce rápidamente al principio. Los primeros 10 a 15 activos agregan el mayor beneficio en términos de reducción de riesgo.
  2. Beneficios Marginales Decrecientes:
    • A medida que se agregan más acciones, el beneficio marginal de cada nueva acción disminuye. Esto es porque el riesgo específico de una empresa puede ser significativo, pero a medida que se agregan más empresas, cada nueva no aporta tanto a la diversificación porque los riesgos específicos de las empresas anteriores ya están siendo mitigados.
  3. El Punto de ‘Suficiente’ Diversificación:
    • Los estudios han sugerido que, después de cierto punto, aproximadamente entre 20 y 30 títulos, los beneficios adicionales de la diversificación se vuelven mínimos. En otras palabras, una vez que se alcanza este punto, agregar más acciones tiene poco efecto sobre la desviación estándar de la cartera.
  4. Persistencia del Riesgo de Mercado:
    • Aunque la diversificación puede reducir el riesgo específico de la empresa o el riesgo idiosincrásico, no elimina el riesgo de mercado. Por lo tanto, más allá de un cierto número de acciones, la desviación estándar de la cartera se aproxima al riesgo del mercado en su conjunto.

Asi que podríamos decir que a partir de 20 empresas los efectos de disminución de la volatilidad son existentes pero menores.

Según los datos presentados en el estudio de Evans y Archer, una cartera de una sola acción tenía una desviación estándar media del 49,2%. Al aumentar la cartera a dos acciones, la desviación estándar promedio caía al 37,2%. A 10 acciones, bajaba al 25,8%. A 20 acciones, la desviación estándar se reducía aún más al 21,5%. El beneficio de añadir más acciones continuaba disminuyendo y se estabilizaba alrededor del 20%.

La mayoría de porfolios de dividendos suele tener entre 20 y 50 empresas. El problema de porfolios con menos empresas tiene que ver con el riesgo concentrado y si son más el mayor inconveniente es la imposibilidad de hacer un estudio de todas las empresas en cartera.

Aún con todo hay que diferenciar entre tener 20 empresas de diferentes sectores y tener 20 empresas que se dediquen al mismo negocio. Probablemente si usted posee tres tabaqueras el riesgo y la volatilidad sean muy similar en las tres empresas.

El riesgo de mercado o sistemático, que es inherente a todos los valores de renta variable, no se puede eliminar simplemente agregando más acciones. Para abordar el riesgo de mercado, los inversores deben considerar otras técnicas de mitigación de riesgos, como la inclusión de diferentes clases de activos en su cartera.

centros de datos

Tres REIT’s para obtener dividendos diversificando

Los REITS sectoriales o de infraestructuras son una forma de invertir de forma colateral en diferentes sectores económicos y en muchos casos obtener rendimientos considerables sin la volatilidad de dichos sectores.
sectores de futuro

3 Sectores económicos para los siguientes 20 años

Anticipa sectores con crecimiento sostenible: tecnología innovadora, salud y bienestar, agricultura sostenible y medios de pago electrónico.
campeones del dividendo

Aristócratas, reyes y campeones del dividendo

Aristócratas: 25+ años de aumentos de dividendos. Reyes: 50+ años. Campeones: historial sólido de dividendos crecientes. Inversiones a largo plazo.
lo importante es el rendimiento

No es la cotización, es el rendimiento.

Los inversores tienden a centrarse únicamente en el precio de las acciones. Si la estrategia elegida es la inversión en dividendos, la mejor forma de evitar, al menos parcialmente, las emociones excesivas, sobre todo la de pánico es centrarse en los rendimientos en dividendos.